Les puedo contar que en mi juventud fui una persona muy deportista, súper sana y de contextura delgada...eran tiempos para comerse al mundo.

Sin embargo, al pasar los años y sin darme cuenta, fui aumentando de peso, comencé a padecer de la presión, dolores de cabeza interminables, estado de animo bajos, problemas digestivos, alergias, etc.

Para todos estos males intenté mejorar con pastillas, dietas, terapias y muchas cosas más, llevándome siempre al punto inicial o incluso a sentirme peor que antes.

Llegué a un punto de convencimiento que mi única alternativa para bajar de peso, y con eso mejorar mi salud general, era con una operación de manga gástrica, pero mi esposo e hijo, me decían que esa ruta no era la más adecuada...

Un día estaba en una reunión familiar y una sobrina me comentó que estaba con problemas de alergias y que había ido donde varios dermatólogos y el problema continuaba, hasta que fue donde una nutricionista que estaba con un nuevo concepto llamado: Medicina Funcional y se curó. Me llamó la atención y saqué una cita con la Dra. Carmen Farach.

A partir de esa cita mi vida comenzó a cambiar, pues con la paciencia y energía con que la Dra. me atendió, hizo que yo entendiera la relación directa de todos mis males y mi alimentación.

He cambiado totalmente mis hábitos de alimentación y estilo de vida. Llevamos 4 meses en el proceso y a pesar de que no ha sido fácil, me logré disciplinar a un estilo que alimentación que me he ayudado a:

1. Despertarme temprano cuando solo quería dormir.
2. Poder ir al baño regularmente, cuando el estreñimiento era constante.
3. No tener dolores de cabeza, cuando todos los días padecía de dolores.
4. Se me quitaron las alegrías, cuando antes me salía una nueva casa semana.
5. Mi pelo y mi piel lucen más radiantes que antes.
6. He perdido 38 libras en estos 4 meses.

Pero lo que mas agradezco a este nuevo estilo de alimentación es la nueva oportunidad que yo me estoy dando de sentir que estoy ¡Viva de Nuevo!, tanto emocionalmente como físicamente.

Aquí les comparto un antes y después de todo este proceso.

¡Así que adelante! A todos a aquellos que se sienten identificados con mi historia les puedo decir que sí se puede.

Con voluntad, disciplina y una buena consejera, como lo ha sido Carmen para mi.

Muchas gracias, y ahí les sigo contando mis avances en el futuro.

Un abrazo para todos.

-Nela Meza 

Carmen Farach